Barrenillo del olivo

Catas de aceite en La Bodeguita del Rondador
19 mayo, 2019
Batido antioxidante con AOVE Sol Chiquito
12 julio, 2019

Barrenillo del olivo

El barrenillo del olivo (Phloeotribus scarabaeoides) es un insecto que está presente en la mayor parte de los olivares sin que llegue a constituir una plaga, salvo en aquellas parcelas de olivar próximas a poblaciones o cortijos en los que se almacena leña de olivo en condiciones que propician la reproducción de este pequeño escarabajo.

CICLO BIOLÓGICO

El adulto pasa el invierno en galerías excavadas en las inserciones de las hojas, frutos y pequeñas ramas del olivo. Al final de la estación invernal, coincidiendo generalmente con la época de poda, los adultos se dirigen a la leña de olivo y perforan las ramas, practicando una cámara nupcial. Tienen preferencia por los palos de un calibre mediano, dispuestos a la sombra y que no estén demasiado secos ni demasiado frescos. A un lado y otro de la cámara nupcial, los adultos realizan una galería donde la hembra hace la puesta. De los huevos nacen las larvas que se alimentan de la madera, practicando galerías perpendiculares a la galería principal realizada por los progenitores. Cuando completan su crecimiento las larvas pupan y, pasados unos días se convierten en imagos. Estos orificios de salida, a diferencia de los orificios de entrada, no presentan el serrín típico que delata la actividad de los progenitores. Completado el ciclo, los escarabajos vuelan hasta los olivares cercanos, alimentándose en las galerías que realizan en las inserciones de hojas, frutos y ramitas de olivo.

DAÑOS

Los daños se producen son consecuencia de las galerías de alimentación en la que se instalan los adultos de barrenillo del olivo, que debilitan las inserciones de hojas, frutos y pequeñas ramas, llegando a producir la caída de las mismas, en especial durante la recolección de la aceituna. Como consecuencia de estas galerías y roturas los árboles pierden vigor y volumen de copa por lo que se reduce su capacidad productiva, llegando a ser importante la incidencia en olivares próximos a lugares en los que se almacena leña de olivo sin que se tomen las medidas adecuadas.

ESTRATEGIA DE CONTROL

Para el control de los daños producidos por el barrenillo del olivo son varios los aspectos a tener en cuenta:

  • Almacenamiento de la leña de olivo en condiciones adecuadas. Las maderas procedentes de la poda del olivo deben ser guardadas en lugares herméticamente cerrados entre el 1 de mayo y el 31 de octubre.
  • Seguimiento del daño. Se hará un seguimiento del porcentaje de brotes de olivos afectados, de forma que solo cuando se supere el umbral económico de daños se procederá al tratamiento con productos fitosanitario autorizados, respetando dosis y plazos de seguridad.
  • Determinación del momento adecuado para el tratamiento. Es fundamental para la eficiencia de los tratamientos determinar cuál es el momento óptimo para su realización. Dicho momento variará anualmente dependiendo de las condiciones climáticas de cada zona por lo que para determinar el momento oportuno es conveniente la utilización de palos cebo en los que se contabilicen los orificios de entrada y de salida. La anticipación del tratamiento a un momento en el que aún el barrenillo no está en el olivar o su retraso a una fecha en la que los adultos se encuentran en su mayor parte en el interior de las galerías de alimentación, hará que el tratamiento no sea efectivo.

Le aconsejamos que nos consulte para determinar el nivel de daño en su olivar y el momento óptimo para realizar el tratamiento en el que caso de que éste fuera necesario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *